Los usos de las nueces

usos-de-las-nueces

Las nueces son un alimento con muchos beneficios para el organismo, pues fortalecen el corazón y ayudan a combatir enfermedades como la anemia, la hipertensión y la diabetes de tipo II. Del mismo modo, previenen enfermedades cardiacas, infartos, evitan la formación de coágulos en el torrente sanguíneo y aumentan el nivel de serotonina en el cuerpo, por lo que su consumo favorece que la persona se sienta de mejor humor.

Sus principales propiedades son el aporte de proteínas y minerales que aportan al organismo. El calcio que poseen es bastante beneficioso para el consumo humano y, en conjunto con el hierro, manganeso y vitamina E, hace que sean un alimento de mucho provecho para el desarrollo de los huesos.

Por si fuera poco, las nueces contienen grandes cantidades de fósforo y ácido fólico, por lo que son recomendadas para las mujeres embarazadas, así los bebés pueden formar correctamente los cartílagos y el cerebro.

Además, uno de los principales beneficios de este alimento es que aporta grasa saludable, por lo que ayuda a eliminar el colesterol malo (LDL) en el cuerpo. Por otro lado, consumir nueces (y en especial leche a base de ellas) previene la aparición de cáncer en la próstata en los hombres y el de mama en el caso de las mujeres.

Usos de las nueces

preparar-nueces

Una de las mejores características que tienen estos alimentos es que son versátiles, pues nos sirven en varios ámbitos, especialmente en la cocina y en la cosmética. A continuación, te diremos algunos de sus usos más tradicionales. ¡Toma nota!

Uso de las nueces en el ámbito culinario

Las nueces son ingredientes bastante solicitados en repostería, pero su uso en la cocina no tiene límites. Son partícipes de platos salados como ensaladas y en platos dulces como algunos postres gourmet. También rellenos, ingrediente de salsas, pasteles, patés, sopas, cremas, helados, etc. Aquí te diremos algunas maneras en las que puedes prepararlas:

Nueces caramelizadas

Nueces-caramelizadas

Pueden comerse solas como aperitivo, pero además son servidas en algunos postres de los restaurantes chinos y en ensaladas, como la Waldorf. Hoy te enseñaremos a prepararlas.

Ingredientes:

  • Nueces (con cáscara)
  • 225 g de azúcar
  • 250 ml de agua
  • Aceite de girasol

Preparación:

  1. Pelar las nueces y cuidar que los trozos queden lo más grandes posible.
  2. Hervir 100 ml de agua en una olla y agregar las nueces cuando esté en su máximo punto de ebullición.
  3. Dejar hervir durante dos minutos y retirar la olla del fuego. Sacar las nueces con ayuda de un colador (tirar el agua) y dejarlas secar encima de un papel absorbente.
  4. En la misma olla se colocan el azúcar y los otros 150 ml de agua y se ponen a calentar a fuego lento. Luego se sube el fuego para que hierva y se mezcla uniformemente para disolver el azúcar.
  5. Agregar las nueces y cocinar a fuego lento durante 15 minutos al tiempo que se remueve con un cucharón con cuidado de que no se rompan los trozos.
  6. Después de 15 minutos, se retiran del caramelo y se colocan encima de un colador una al lado de otra (sin amontonarlas).
  7. El último paso es freírlas en aceite de girasol, pero solamente durante algunos segundos para que se queden doradas y no se quemen.

Nota: es aconsejable dejarlas reposar sobre un colador encima de una olla para dejar que escurran el exceso de aceite y no en papel absorbente porque podrían pegarse a este.

Leche de nueces

leche-de-nueces

Quienes sean intolerantes a la lactosa tienen una opción saludable en la leche de almendras: una bebida vegetal bastante nutritiva y beneficiosa para el organismo por su compuesto de calcio. Aquí te enseñaremos cómo prepararla.

Ingredientes:

  • Una taza de nueces
  • 3 tazas de agua
  • Una cucharada de miel
  • Una cucharada de vainilla
  • ¼ de cucharada de sal
  • ½ cucharada de canela en polvo

Preparación:

  1. Elimina las cáscaras y superficies duras de las nueces.
  2. Sumerje los trozos de nuez en agua durante al menos un par de horas.
  3. Licúa todo hasta que quede una mezcla con grumos pequeños.
  4. Cuela el contenido de la licuadora en una bolsa especial para preparar leche vegetal y coloca la bebida en una jarra. Repite de ser necesario hasta que la leche quede lo más espesa posible.
  5. Añade la miel, canela, sal y vainilla para darle mejor sabor.

Usos de las nueces en el ámbito cosmético

nueces-cosmetica

Además de ser un excelente ingrediente en la cocina, la nuez tiene participación en algunos productos cosméticos, como aceites, cremas, lociones, tratamientos para el cabello, etc. A continuación, te decimos algunos de sus usos en productos de belleza.

Aceite de nuez

Este producto es utilizado en cosmética para mejorar imperfecciones en la piel, especialmente si son producidas por el acné. Su alto contenido de vitamina E ayuda a mejorar la elasticidad de la piel, previniendo la aparición de arrugas y granitos, y dándole una apariencia más firme y juvenil.

Del mismo modo, el aceite de nuez es recomendado para evitar la caída del cabello debido a que lo vuelve más fuerte. Además, aplicarlo sobre las uñas hace que se nutran y crezcan sanas y con la fuerza suficiente para que no se quiebren con facilidad.

Cáscara de nuez para el cabello

cascaras-nueces

La cáscara de la nuez posee propiedades lo suficientemente nutritivas como para hacer un spa casero para tu cabello. Sin embargo, no hacen tanto efecto las nueces que ya consiguieron un color maduro, sino las que aún están verdes y tienen una aspecto carnoso. Es en ese momento en el que la cáscara posee mayor concentración de fósforo, potasio, hierro, cinc, calcio y manganeso.

Dichos componentes ayudan a prevenir la caída del cabello y a nutrirlo para que crezca sano y fuerte. Para que puedas disfrutar de sus efectos, solo debes preparar una infusión con las cáscaras (mientras sigan verdes) y aplicarla en tu cabello después de su lavado frecuente.

Tinte natural

Si deseas subir un tono de tu color para que se vea más oscuro, puedes hacerlo con la cáscara de la nuez. Solo debes aplastar varias y hervirlas en una olla con agua durante media hora. Luego deja que se enfríen y mezcla hasta que se forme una pasta. Aplícala en tu cabello seco con ayuda de tus manos y guantes, y deja que la absorba durante una hora. Para retirarla, utiliza agua tibia.