Las nueces y el embarazo

nueces-embarazo

Ricas en magnesio, proteínas, ácidos grasos esenciales, sodio, fibra, fósforo, calcio, potasio, ácido fólico y vitaminas, estos frutos secos cuentan con un elevado valor nutritivo que beneficia durante el embarazo.

Gracias al consumo adecuado de nueces durante el embarazo, el desarrollo del feto se beneficia a través del ácido linolénico. Además, disminuye el peligro de espina bífida gracias al ácido fólico. Por esta razón, los especialistas recomiendan consumir a diario un puñado de frutos secos durante el embarazo, una excelente manera de prevenir un posible déficit.

Cómo consumirlas

Es preferible consumirlas tostadas o en su forma natural, sin necesidad de añadir azúcar ni sal. Los frutos secos son un excelente snack cuando tengas necesidad de consumir algún alimento entre horas. Ingerir una cantidad reducida de este alimento ayuda a reducir la sensación de hambre, ya que son muy saciantes.

Si deseas también puedes incluirlas picadas en salsas, ensaladas y en postres dulces. La mayor ventaja de los frutos secos es que pueden conservarse en buenas condiciones por mucho tiempo.

Para proteger sus propiedades y su conservación, es fundamental almacenarlas lejos de la luz solar y protegerlas de la humedad. Utiliza un envase hermético de coloración opaca para su conservación.

Recomendación de las nueces y embarazo

nuez-embarazo

La gran cantidad de Omega-3 y las de grasas insaturadas, favorecen la disminución de colesterol en la sangre durante la gestación.

El desarrollo del cerebro del bebé también es favorecido por la alta cantidad de Omega-3. De igual manera, es fundamental diferenciar las de California y las de producción nacional (negras). Se recomienda el consumo diario de 6 frutos del nogal en el embarazo.

Tiene un importante valor nutritivo con grandes beneficios para las futuras madres en la etapa antes del parto, por su gran variedad de vitaminas, proteínas y minerales; consumir 6 porciones diarias, en la mayoría de los casos, puede complementar el aporte de complejos vitamínicos.

Ingerir este fruto seco ayuda al feto en el proceso de desarrollo de su sistema nervioso, sin olvidar que sirven para su fortalecimiento del sistema inmunológico.

Consumir a diario la cantidad adecuada de nueces sirve para relajar a la futura madre, además de proteger el funcionamiento de su corazón. Los antioxidantes ayudan a luchar contra la hipertensión, diabetes y otros padecimientos en la embarazada.