Receta de nueces con nata

nueces-con-nata

Si pudiéramos resumir las bondades de las nueces, diríamos que es un superalimento saludable y con elevado valor nutritivo, es por lo que los nutricionistas sugieren añadirlas a la dieta diaria.

Pero ¿cuál es la mejor forma de comer este rico fruto seco? simplemente comer una pequeña cantidad al día: con esto será suficiente para proteger la salud de tu corazón y la memoria.

También puedes consumirlas en diversas preparaciones como postre, aperitivo, dentro de la comida principal, etc. Aquí te mostraremos la receta para preparar nueces con nata: es rápida y sencilla.

¿Cómo hacer nueces con nata y fresas?

nuez-nata

Esta rica receta combina las propiedades de las nueces con unas coloridas fresas rojas, que aportan vitaminas del grupo B y vitamina C, además de magnesio y potasio. Gracias a las bajas calorías en las fresas, son perfectas para mezclarlas con la nata y el fruto del nogal.

Ingredientes para dos personas: 1 brik de nata (35% materia grasa) para montar, un puñado de nueces peladas, 250 g de fresas o fresones, cuatro cucharadas de azúcar glass, una cucharada de queso tipo Philadelphia y dos copas.

Lo primero que vamos a hacer es preparar la nata: colócala en un cuenco grande y comienza a batirla a baja velocidad, observa si comienza a espesar y poco a poco incrementa la velocidad. Cuando esté prácticamente montada, agrega al menos tres cucharaditas de azúcar glass lentamente, mientras continúas revolviendo hasta quedar completamente montada.

Lavamos muy bien las fresas y les quitamos la parte incomestible, utiliza papel de cocina para secarlas. Las cortamos en láminas. Solo debes dejar dos fresas enteras como decoración de la receta final.

Ahora, dentro de un recipiente, coloca las nueces con dos cucharadas de agua y dos cucharadas grandes de azúcar. Puedes usar una espátula o cuchara para ir removiendo constantemente, hasta reducir totalmente el almíbar y que se caramelicen los frutos secos.

Continúa removiendo, procurando que el fuego sea medio-bajo. Retira usando un papel de horno vegetal y extiéndelas hasta que se enfríen. Después puedes almacenarlas en un recipiente de cristal para conservarlas durante bastante tiempo.

Al momento de servir las nueces con nata, simplemente debes colocar en la copa primero la nata montada, después las fresas en láminas junto con los frutos secos. Para finalizar, decora añadiendo más nata con una fresa en forma de rosa, es decir, realiza diversos cortes sin seccionar hasta el final.